Una notebook para escribir

Anteriormente tenía mi ordenador, una desktop que me servía para todo. Funcionaba muy bien con un procesador de doble núcleo 4 GB de RAM y tres discos duros, la utilizaba para trabajar, programar, escribir y también para jugar. El problema llegó al momento de que un apagón dejó sin energía mi ordenador y esto provocó que se quemara la fuente de poder junto con la tarjeta madre.

[caption id="attachment_649" align="aligncenter" width="300"]Notebook COBY NBPC 1023 Notebook COBY NBPC 1023[/caption]

Posteriormente recuperé una Workstation que le había prestado a un amigo, ya que la necesitaba para trabajar. Le instalé los discos duros y comencé a utilizarla igual que a la otra. Ésta no tiene doble núcleo y solo tiene 1 GB de RAM, así que no me sirve para hacer las mismas cosas que con la otra, por ese hecho la utilizo prácticamente sólo para escuchar música.



Como lo mencioné en una entrada hace tiempo, me trajeron una notebook a reparar. El dueño en cuestión es, ahora sí, “El primo de un amigo”. Mi amigo me trajo el ordenador y me dijo que pasaría por él cuando su primo se la pidiera. Por ese motivo sigo con ella, así que decidí aprovecharla y comencé a escribir. Yo defendía los ordenadores de escritorio por el hecho de que son más cómodos y los puedes ir mejorando poco a poco hasta tener algo mucho mejor que lo que compraste originalmente y de forma más accesible que una laptop o notebook.

Al inicio, adaptarme a la notebook fue un tanto estresante, ya que primero buscaba el mouse junto al teclado; después, al momento de intentar escribir de manera muy continúa presionaba el mousepad, el puntero cambiaba de lugar y terminaba escribiendo en otra parte del texto, quedando al final algo completamente ilegible. Pero cuando pude adaptarme a esos detalles noté que es mucho más fácil el escribir en ellas; y no por el hecho de que cambié el teclado o la pantalla más pequeña. La variante que ayuda a eso es el entorno.

En una desktop te acostumbras a hacer todo en un mismo lugar hasta llegar a un punto en el que cuando llegas a tu silla, aún cuando sea muy cómoda, ya no se te ocurre algo nuevo que hacer o escribir. En la notebook el entorno puede ser completamente diferente en cada momento. Y eso muchas veces puede ayudar a que escribas de forma más relajada. Aunque estés en una presentación de libro, en una cafebrería, mientras festejan el cumpleaños de un amigo atrás de ti; como es lo que pasa en el momento que estoy escribiendo esto.

Para jugar y trabajar en muchos casos tengo que decir que sigo prefiriendo la computadora de escritorio, pero para escribir no hay nada como un ordenador portátil. Dudo que una tableta funcione de la misma forma ya que no tiene teclado y eso dificultaría el escribir, aparte de que no son muy adaptables los sistemas operativos con los que vienen; para lo que me llama la atención ese dispositivo es para lectura y contenidos multimedia.

Así que si lo que quieres es escribir, no te llaman la atención los juegos o no haces otra cosa, lo que yo te recomendaría es el portátil. Eso sí, no veo muy cómodo el querer editar alguna imagen con GIMP sin tener el mouse, ni la pantalla grande; personalmente tampoco cargaría a todos lados un portátil con una pantalla muy grande.

Tschüss.